Nuestra Sidra

Nuestra Materia Prima

La comarca de Liébana está enclavada en los Picos de Europa. Su orografía a modo de gran hoya entre murallones de piedra caliza ha hecho de ella la mejor definida de Cantabria. De difícil acceso, se trata de una comarca rural cuya capital se sitúa en Potes.

Debido a esta orografía en el valle de Liébana se disfruta de un clima mediterráneo. Las temperaturas medias anuales son de 28 °C para las máximas y 8 °C en las mínimas y el nivel de precipitaciones es mucho menor del resto de Cantabria y por tanto del resto del Cantábrico.

Gracias a la mayor cantidad de horas de exposición de sol y menores precipitaciones la manzana de Liébana tiene unas propiedades especiales destacando un sabor mucho más intenso, menor acidez y mayor cantidad de azúcar Todas estas características se transmiten a nuestra sidra que tiene un sabor que la hace distinta al resto de las sidras puesto que es menos ácida, mayor cantidad de alcohol (7%) y un sabor intenso a manzana.

Nuestra Sidra

Para conseguir una buena sidra es necesario mezclar los distintos grupos tecnológicos de forma adecuada.

Para la elaboración, utilizamos la manzana de nuestra finca y manzana de gran calidad que compramos a los vecinos de Liébana.  La elaboración comienza en el manzanero que es donde se descarga la manzana. Cuando la manzana nos llega de fuera de la finca lo primero que hacemos es valorar si la proporción es la adecuada  para obtener una sidra equilibrada. En caso contrario se ajusta la proporción con manzanas de nuestra finca. Una vez equilibrada la mezcla, la lavamos bien y la desplazamos hacia la zona selección donde se separa la manzana dañada transformando sólo la manzana sana. La manzana triturada se introduce en la prensa que una vez llena se deja macerar durante varias horas. Con ello conseguimos una mayor cantidad de aromas, una mejor clarificación y un mayor rendimiento del mosto.

Hecha la maceración, se hace un prensado lento para que el mosto salga lo más limpio posible.

Llenados los depósitos se inicia la fermentación que dura varios meses. Una parte muy importante en el proceso de fermentación es que se realiza de forma natural no utilizando ningún tipo de aditivos para controlarla. El resto de marcas comerciales utilizan sulfitos para controlar la fermentación, mientras que en nuestra sidra indicamos que no los tiene: NO CONTIENE SULFITOS. Por este motivo nuestros depósitos están dotados con una camisa de refrigeración para controlar la sidra sólo mediante la temperatura a través de un equipo de frío-calor.

Gracias al método de elaboración tan riguroso empezando por la calidad, mezcla equilibrada, limpieza y selección de la manzana hasta la maceración y control de la fermentación por temperatura hemos conseguido obtener una sidra de gran calidad y estable en el tiempo una vez embotellada sin necesidad de añadir ningún tipo de conservante.